Amoris Laetitia

 

La alegría del amor que se vive en las familias es también el júbilo de la Igle­sia. Como han indicado los Padres sinodales, a pesar de las numerosas señales de crisis del ma­trimonio, «el deseo de familia permanece vivo, especialmente entre los jóvenes, y esto motiva a la Iglesia» Como respuesta a ese anhelo «el anuncio cristiano relativo a la familia es verdaderamente una buena noticia ».

 

El camino sinodal permitió poner sobre la mesa la situación de las familias en el mundo ac­tual, ampliar nuestra mirada y reavivar nuestra conciencia sobre la importancia del matrimonio y la familia. Al mismo tiempo, la complejidad de los temas planteados nos mostró la necesidad de seguir profundizando con libertad algunas cues­tiones doctrinales, morales, espirituales y pasto­rales. La reflexión de los pastores y teólogos, si es fiel a la Iglesia, honesta, realista y creativa, nos ayudará a encontrar mayor claridad. Los debates que se dan en los medios de comunicación…….

 

                   Seguir leyendo