OTOITZEAN ETXEAN 2020

 

ORANDO

CON EL EVANGELIO

 

 

Domingo XII T.O. - A 



Nos disponemos a Orar

Hasiko gara

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo

 

Nos disponemos a estar conversando un rato agradable con Alguien y esto requiere atención, eliminar de nuestro entorno aquellas cosas que nos pueden distraer de la escucha y la contemplación, de captar las mociones que nos van llegando de este encuentro.

 

Busco un lugar adecuado y para serenarme me centro en mi respiración, en la vida que viene y va.


Tiempo 1º. Me hago cargo de la realidad.

 

La situación vivida –y que seguimos viviendo- a muchos “ha metido el miedo en el cuerpo”. Esta situación quizás hace aflorar “otros miedos” que también nos están bloqueando en nuestra vida cristiana.

 

Este primer momento observa y déjate interpelar -¿qué llamadas suenan en ti?- por tu realidad personal y la realidad de nuestra Iglesia en Portugalete. Para hacerlo puedes acompañarte de esta música de Philip Glass:

 

www.youtube.com/watch?v=3N79nQ2Bp6E

 

¿Miedo porque nos vemos pocos, mayores y “no comprendidos” por nuestros entorno?

        

¿Miedo a revisar nuestras imágenes de Dios, de nuestra manera de vivir y entender el cristianismo y quedarnos como “segurolas” en lo de siempre aunque algo nos dice que esto no va bien?

        

¿Miedo a significarnos como cristianos en los ambientes en que nos movemos y nos “refugiamos” en nuestros cenáculos, en nuestras celebraciones, en nuestro querer “ser como todos” y no aceptar la diferencia? ¿Miedo a quedar mal?

        

¿Miedo –esa herejía emocional[1]- que nos lleva a una “religión privada” pues pensamos que no tenemos nada que aportar a la vida social dada la mala imagen de nuestra Iglesia?

 

Tiempo 2º. Me presento con esta mi situación –yo soy yo y mis circunstancias y solo me salvo se salvo mi circunstancia- me sitúo ante el Señor a quien dirijo mi plegaria y me dispongo a escucharle con el corazón tocado por la realidad.

 

A Ti Señor que “sanas los corazones quebrantados y vendas sus heridas … y sostienes a la gente humilde” (Ps 147,3.6)

 

A Ti Señor “que siempre oyes la causa justa y atiendes el clamor de quien a Ti se acoge y prestas oído a mi plegaria porque no hay doblez en mis labios” dirijo mi plegaria pues se que “Tú tienes una respuesta para mí” (Ps 17, 1-2), pues escuchas la aflicción de tu pueblo.

 

“En mi angustia grito a Ti Señor, te pido socorro Dios mío, pues confío en que escuches mi voz, que mi grito de socorro resuene en tus oídos” (cfr Ps 18,7) pues “Tú Señor eres mi lámpara, mi Dios que alumbra mis tinieblas, mis miedos. Contigo puedo afrontar la mayor dificultad con mi Dios vencer todos los obstáculos” (Ps 18,29-30).

 

Y ahora abro mi oído, como compañero de tu Hijo y de mis hermanos, esperando que tu palabra me sepa a miel, sea luz para mis pasos, roca en que asentarme y escudo en las peleas de la vida. Por NSJC.

 

Acogemos la Palabra                                                 JESUKRISTOREN HITZA

 

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10, 24-33

        

Dijo Jesús a sus discípulos: El discípulo no es más que el maestro ni el servidor más que su dueño. Al discípulo le basta ser como su maestro y al servidor como su dueño. Si al dueño de casa lo llamaron Belzebul, ¡cuánto más a los de su casa!
       

«No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay encubierto, que no llegue a descubrirse; ni nada hay escondido, que no llegue a saberse.
Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, y lo que os digo al oído, pregonadlo desde la azotea.

 

No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la “gehenna”. ¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones.

 

A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos. Y si uno me niega ante los

hombres yo también lo negaré ante mi Padre que está en los cielos».

 

Acoge con calma esta palabra.

 

La música www.youtube.com/watch?v=zVtfe2D_iu8

Quizás te pueda ayudar… en caso contrario olvídala.

Oramos a modo de lectio divina                                                     OTOITZA

 

Paso 1 Lectio 

 

¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles: la alternancia entre “tener miedo a” y “no tengáis miedo”, también la presencia reiterada de la referencia al “Padre”. Contempla a Jesús, preocupado por sus seguidores en los que “ve sus miedos” –como aquellos a los que escribe Mateo o como nosotros mismos- y cómo les alienta invitándoles a fijarse en él, y con que palabras llenas de cercanía y ternura les conforta.

 

Paso 2 Meditatio

 

¿Qué me dice Dios a través del texto? ¿Qué imagen de Jesucristo y de Dios se revelan en este texto, que me provocan? ¿Qué miedos que paralizan mi seguimiento son curados? A pesar de todo ¿dónde tengo peligro de negarle en determinadas circunstancias



[1] Algunos observadores de la vida eclesial han calificado llamativamente la vida espiritual de la comunidad cristiana como de “herejía emocional”. Es una fórmula muy expresiva para describir un fenómeno nuevo: la herejía actual que desgarra el tejido de la vida cristiana  no sería de índole doctrinal sino de actitudes, de modos de actuar, de talantes encogidos, temerosos ante los retos del entorno paganizante. Con este término se quiere poner el dedo en la llaga de una forma de vivir y practicar hoy el cristianismo en forma átona, gris, sin la suficiente y necesaria confianza en los valores de los que es portador; se trata de se sentimiento de resignación más o menos difuso  que afecta a personas e instituciones eclesiales. La resignación de la que aquí se habla no es ciertamente ninguna virtud cristiana, antes bien es la expresión más clara del debilitamiento de la fe o de la pérdida de confianza en sus posibilidades de transformación del corazón humano… la resignación significa tirar para adelante aguantando el tipo, pero sin hacerse demasiadas ilusiones, sin creerse de verdad que el Reino de Dios, inaugurado por Jesús, actúa eficazmente en el mundo. La sociedad marcha no ya en paralelo, sino en dirección contraria al mensaje del evangelio. Difícilmente tendrá eco la palabra de la fe en tales circunstancias….

Paso 3 Oratio

 

Ha llegado el momento de dar gracias a Dios por lo que resuena en mí gracias a esta palabra. Me pongo ante el Señor con mi verdad  desnuda. ¿Qué le digo, ante esta invitación a no tener miedo? ¿Me siento confortado? Se lo digo y agradezco. Como me siento débil le pido que su Espíritu me ayude a tener sus mismos sentimientos ante la dificultad: confiar que el Padre cuida la vida, que seguirle es un gozo y, además, pedirle arrojo y valentía para proclamarle con mis palabras y mi vida fuera de los muros del templo.

 

Paso 4 Actio

 

¿A qué te compromete el texto? ¿Qué dimensión de mi vida puedo cambiar? ¿Qué hacer en concreto, por poco que sea, para seguirle sin miedo, para confiar que Él cuida mi vida, para no negarle y proclamarle en ciertas circunstancias? ¡Algo que esté en mi mano de modo realista!

 

         Esta canción me ayudará a

 

www.youtube.com/watch?v=cklmp7yeWFY

 

CONFIAD SIEMPRE EN DIOS,

CONFIAD SIEMPRE EN DIOS,

ES EL CAMINO RECTO.

1. A menudo nada sabes del mañana
estás desorientado y lleno de cuidado
nada ves, todo te parece estar sin salida
pero tú sabes que el Señor te ayuda.

2. Tú ves a la gente llena de codicia
trabajar tan solo para ganar oro
tú también sientes ganas de tener como ellos
pero tú sabes que tu oro es el Señor.

3. Estás sin descanso hasta por la noche
todo acobardado y te falta ánimo
siempre vas muy de prisa, siempre vas como huyendo
pero tú solamente hallas paz en Él.

 

 

 

Dialogando con el Padre

Llegado a este momento quiero decirte Padre que me duelen algunos comportamientos “miedosos” de mi vida, y de la vida de nuestra comunidad, que quiero poner en tus manos:

 

Ø  Esos miedos a “caer mal” que me llevan a callarme cuando tendría que haber dicho una palabra de acuerdo con el Evangelio. Que tu Espíritu los queme.

 

Ø  Ese miedo que me lleva a no estar presente como cristiano tanto en mi vida profesional, como familiar o ciudadana. Que tu Espíritu lo barra.

 

Ø  Esos miedos que me llevan, y nos llevan, a buscar seguridades más que a buscar caminos nuevos en la vida eclesial. Que tu Espíritu los queme.

 

Pero también es justo y necesario que te abra mi corazón y te diga gracias

 

v  Por tantos hombres y mujeres que sin miedo sueñan y trabajan por un mundo más humano que abre espacios a Tu Reino;

v  Por tantos hombres y mujeres que sin miedo van introduciendo aires nuevos en la vida eclesial buscando sea más fiel al Evangelio.

v  Por tantos y tantas que no dudan en acercarse sin miedo a quienes sufren en los pozos negros de nuestra sociedad y con ellos emprender caminos de vida nueva.

v  Por tantos hermanos míos que se arriesgan  “como marcado a fuego por esa misión de iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar, liberar. Allí aparece la enfermera de alma, el docente de alma, el político de alma, esos que han decidido a fondo ser con los demás y para los demás”.

v  Gracias pues en todos ellos puedo descubrir señales de la presencia del Espíritu que les sostiene a vivir y me ayudan a descubrir la belleza de una vida que te ha escuchado: “No tengáis miedo… yo estoy con vosotros hasta el final de los tiempos”.

 

Me uno a todos y todas los que así viven para decirte: PADRE NUESTRO /GURE AITA (adjunto el nuevo texto:

 

 

 

Gure Aita,

zeruetan zarana:

santu izan bedi zure izena,

etor bedi zure erreinua,

egin bedi zure nahia

zeruan bezala lurrean ere.

 

Emoiguzu gaur

egun honetako ogia;

parkatu gure zorrak,

geuk ere geure zordunei

parkatzen deutsegu ezkero

Ez eiguzu itzi

tentazinoan jausten,

baina atara gagizuz gatzetik

Terminamos con la canción del testigo/ www.youtube.com/watch?v=Kco3EdtpvZU

 

POR TI, MI DIOS, CANTANDO VOY
LA ALEGRÍA DE SER TU TESTIGO, SEÑOR

1. Me mandas que cante con toda mi voz:
no sé cómo cantar tu mensaje de amor.
Los hombres me preguntan cuál es mi misión;
les digo: “Testigo soy”.

2. Es fuego tu Palabra que mi boca quemó,
mis labios ya son llamas y cenizas mi voz.
Da miedo proclamarte, pero tú me dices:
“No temas, contigo estoy

3. Tu Palabra es una carga que mi espalda dobló;
es brasa tu mensaje que mi lengua secó.
“Déjate quemar, si quieres alumbrar:
no temas, contigo estoy




Nota: si te animas puedes en un rato, más tarde, leer con calma el capítulo quinto de la Evangelii Gaudium (La alegría del evangelio) del Papa Francisco.


Domingo XII del T.O. - Ciclo A
A_Orac_3TO_200621_Dom_XII.pdf
Documento Adobe Acrobat 330.0 KB

Por la Justicia Fiscal

 

Comunicado de los Obispos de la Subcomisión Episcopal de Acción Caritativa y Social han hecho público el mensaje con motivo de la festividad del Corpus Christi, Día de la Caridad, que se celebrará el domingo 14 de junio.

 

Justicia fiscal.doc
Documento Microsoft Word 155.5 KB
Obisp_CEE_corpus_20.doc
Documento Microsoft Word 163.5 KB