Consejo Pastoral de la Unidad P. de Portugalete

Habiéndose decidido las parroquias de Portugalete, tras un proceso de búsqueda, constituirse como Unidad Pastoral en el marco del proceso de remodelación pastoral emprendido por la diócesis de Bilbao, ha llegado el momento de dotarse de un Consejo Pastoral en dicha realidad.

 

Art. 1. El CPUP ha de ser el órgano que exprese la comunión de la pluralidad y dinamice la misión evangelizadora de la Iglesia en Portugalete, espacio de la Iglesia de Bilbao en que se ha de actualizar la corresponsabilidad del Pueblo de Dios, de los bautizados, sujetos adultos, “piedras vivas”, en la vida y misión de la Iglesia.

 

Art. 2. A modo indicativo deberemos describir cuáles son las tareas propias de este consejo:

 

    1         Elaborar y animar  un plan de evangelización y remodelación para la Iglesia en Portugalete teniendo en cuenta:

 

           B    los retos que le plantea la realidad eclesial y social en que se encarna;

 

           C    los recursos personales y materiales de que dispone;

           D    las orientaciones pastorales de la diócesis,

           E    la necesidad de coordinar sus actividades con las existentes a nivel de vicaría y de diócesis.

 

   2         Buscará caminos para hacer presente la realidad eclesial en la sociedad civil en actitud de servicio. Se preocupará de hacerla presente en “el atrio de los gentiles”.

 

   3         Coordinará los trabajos pastorales de las diversas áreas: caridad y justicia, liturgia, propuesta de la fe, vida comunitaria; así como con otras realidades eclesiales presentes en su territorio: colegios, comunidades religiosas, asociaciones laicales, movimientos apostólicos, etc.

 

   4         Velará por la calidad evangélica de las diversas acciones Pastorales: conocerá su plan, y realizará una evaluación anual (?) de las mismas.

 

   5         Elegirá a dos personas significativas por su presencia y actividad en el mundo cultural, educativo, social, sindical, político, económico, etc. para que participen en el propio consejo.

 

   6         proponer y/o dar luz verde a proyectos que tengan que ver con la “economía” de las diversas realidades que componen la UP en la línea de una actividad que procure la comunicaciòn cristiana de bienes, la autofinanciacion y el mantenimiento de actividades socio-caritativas, o de promoción de  la justicia.

 

   7        tratará de animar/cuidar la vida de las diversas realidades territoriales que configuran la Up. El Consejo será oído previamente al nombramiento de los miembros del Equipo ministerial.

 

Art.3.  El consejo se reunirá tres veces al año en sesión normal. En caso de que una mitad del Consejo lo solicite, o bien lo haga el equipo Ministerial, podrán llevarse a cabo sesiones extraordinarias por razones de urgencia. El consejo habrá de ser convocado con una semana de antelación a su celebración.

 

3.1. La convocatoria y la presidencia del Consejo la hará su presidente que será el moderador de la Unidad Pastoral.

 

3.2. Será necesaria la asistencia de las dos terceras partes de los miembros del consejo para iniciar la sesión.

 

3.3. El Consejo Pastoral de la Unidad Pastoral debe buscar el mayor consenso posible entre sus miembros. La falta de un consenso amplio aconseja diferir la decisión y buscar un replanteamiento de lo tratado. Si ello no es posible, porque la decisión ha de ser tomada inevitablemente, ha de recurrirse a la mayoría cualificada de dos tercios de los presentes.

 

3.4. El Consejo a la mitad de su “mandato” deberá realizar una evaluacion interna, sobre su funcionamiento y sobre su incidencia real en la vida pastoral.

 

Art. 4. Son miembros del Consejo:

               

      4.1. Los miembros del Equipo Ministerial –cuando se configure- de la Unidad   Pastoral.

 

     4.2. Dos miembros de cada una de las áreas pastorales (Catequesis, Liturgia, Sociocaritativa, Pastoral familiar, comunidades o movimientos).

     4.3.  Un/a religioso/a representante de los centros de enseñanza de Kristau Eskola.

    4.4. Dos personas elegidas –cooptadas- por el mismo consejo entre cristianos/as presentes en mediaciones seculares.

   4.5. Un representante de la Accion Católica.

   4.6. Una persona enviada por las “juntas económicas” de las parroquias.

 

 

Nota 1. Se buscará que estén presentes todas las realidades territoriales (actuales parroquias). En caso de que alguna parroquia no estuviese “representada” se le invitará a que envíe algún miembro de su comunidad.

 

Nota 2. Cada una de las áreas concernidas verá la forma de elegir la/s personas que envía al Consejo.

 

Nota 3. Los miembros son nombrados para un período de tres años pudiendo ser reelegibles una sola vez.

 

Nota 4. El Consejo se renovará cada tres años en la mitad de sus miembros. Esta regla no afecta a los miembros del Equipo Ministerial.

 

Nota 5. El Consejo podrá buscar “asesoramiento externo” cuando lo considere oportuno por la naturaleza de la cuestión que debe ser abordada.

 

Art.5. Relación entre el Consejo de la Unidad Pastoral y los actuales Consejos Parroquiales.

 

Es necesario evitar una duplicidad de competencias.

 

Se  asignará al Consejo de la Unidad Pastoral el debate y determinación de las opciones pastorales y misioneras.

 

En cada parroquia existirá una “junta” (integrada por algunas personas elegidas por la parrqouia más las personas de la misma que estén en el Consejo de la Unidad pastoral) con la responsabilidad de gestionar las decisiones tomadas en el Consejo así como la gestión ordinaria de la marcha de la parroquia.